martes, 18 de agosto de 2020

La sextra trampa




El libro arranca justo donde termina la anterior entrega: Sam Porter, hasta ahora el detective a cargo del caso, ha sido apartado de él y es cada vez más sospechoso, el mayor hospital de la ciudad está cerrado por cuarentena por riesgo de contagio del virus SARS y entre los enfermos se encuentran los policías Clair y Klozowski, además de Upchurch, el cómplice del Cuarto Mono, que se debate entre la vida y la muerte. Su supervivencia es determinante para que el Cuarto Mono decida no liberar el virus al resto del país.
Cuando empiezan a aparecer cuerpos en distintos puntos de la geografía con el mismo patrón, la policía lo tiene claro: el Cuarto Mono sigue actuando, y esta vez es imposible que lo haga solo. Empieza así una carrera contrarreloj para detener a uno de los asesinos más fascinantes e inteligentes jamás conocidos que ha conseguido aterrorizar a todo un país. 

Antes de empezar a reseñar este libro queremos aclarar que lo hemos leído en una época bastante baja y que por ello no lo hemos podido disfrutar tanto como nos hubiera gustado. Pero sí podemos reconocer que nos ha gustado algo menos que el primero o el segundo, siendo El Cuarto Mono nuestro favorito de la trilogía.



Como hemos comentado, cuando empezamos el libro nos pilló un poco bajos, lo que ha provocado que el libro nos durara casi un mes y, teniendo en cuenta que es un libro con muchísimos detalles, estamos seguros de que alguno se nos ha quedado en el tintero, así que no descartamos volver a leer La sexta trampa en algún momento para coger todos los detalles, aunque ya conozcamos el final.

Uno de los aspectos que más nos gustan de esta trilogía, y este libro lo cumple a raja tabla, es su intriga, ya que Barker es capaz de mantener al lector en tensión y con ganas de saber más.

Todos los personajes que aparecen en este libro nos han gustado mucho porque evolucionan según la historia lo requiere. Sam Porter es el que, de alguna manera, más ha jugado con nosotros, ya que nos ha hecho desconfiar mucho de varios personajes.

Bishop es el personaje estrella. Es capaz de meterse en la cabeza del lector y provocar que nos planteemos varias teorías para que luego, quizá, ninguna sea cierta.

En cuanto al final del libro y, por ende, de la trilogía, podemos decir que ha sido muy original, pero no nos ha terminado de convencer. Es un final muy atípico, con un gran encanto que por una parte nos ha hasta emocionado, pero por otra... no es lo que nos esperábamos en absoluto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario