martes, 14 de julio de 2020

De Seúl al cielo

Dicen que las personas destinadas a conocerse están unidas por un hilo rojo.
Paula es una bailarina española recién llegada a Seúl con un sueño roto: la ciudad no es como esperaba y la persona a la que más ansiaba ver la ha traicionado.
Cris es una joven británica con una única misión: devolver un colgante a una estrella del K-Pop que se cruzó con ella en Inglaterra, el culpable de que todo empezara a ir mal... Pero debe hacerlo pronto, porque el problema que les oculta a su amigo Dani y a su nuevo compañero de trabajo, Minwoo, está a punto de estallar.
Jay es una estrella, miembro del grupo R*E*X, donde tanto él como Hyunsoo, Alex y Joung despiertan el entusiasmo de millones de seguidores. Lo que muy pocos saben es que las cosas no van bien entre sus miembros y un secreto amenaza con destruir todo por lo que han luchado.
Cuando los caminos de estos desconocidos se entrelacen, sus vidas cambiarán para siempre.
Y el hilo del destino puede enredarse, pero nunca romperse. 

Aunque al principio este libro no nos llamaba en demasía, sí es cierto que las buenas críticas que ha tenido nos ha hecho querer darle una oportunidad, y la verdad es que se ha quedado en un libro entretenido sin más. 


Desde el principio ya nos tiró para atrás que dos chicas jóvenes decidan abandonar su hogar e irse a Korea por los motivos por los que lo hacen y estuvimos a punto de abandonar la lectura, pero nos hemos dicho: vamos a tomarnos el libro como si fuera ciencia ficción y ha sido eso lo que nos ha permitido acabarlo. 

Nos ha parecido muy surrealista que Paula, una de nuestras protagonistas, se haya ido a Korea por haber pasado un par de noches con un cantante y ya piense que van a estar juntos para siempre. Ya sabemos que hay muchos seguidores que siguen a sus ídolos durante su gira, pero eso es otra cosa. 

Cristina, la otra protagonista, se ha ido a Korea a devolverle un colgante a un cantante. Vamos a ver, que no te vas al otro extremo del mundo por ese motivo. Sí, vale, el colgante tiene un significado, pero eso ella no lo sabe en el momento de partir. 

El resto de la historia ha sido entretenido, pero no hemos conseguido conectar con prácticamente ningún personaje (quizá con Alex fue con el que más, pero no os podemos contar las razones por motivos obvios). Incluso en la parte más dramática del libro nos hemos sentido completamente fríos y sin emoción.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario